MIROVET

BANNER-PRINCIPAL

¿TENGO QUE BAÑAR A MI GATO?

El baño en gatos. Si debes o no bañar a tu gato, es una cuestión que depende de varios factores. Tienes que tener en cuenta, por ejemplo, si está acostumbrado desde pequeño o si tienes un motivo concreto para limpiarlo.

Como la mayoría de los veterinarios, en Mirovet te aconsejamos no bañar a un gato si se encuentra sano, ya que, es posible que, si lo hacemos de forma habitual, podemos provocar en nuestro felino, la pérdida de los aceites esenciales que contiene su pelaje.

En muchas ocasiones, con un buen cepillado es suficiente. Los gatos son uno de los animales más higiénicos que existen y se pasan la mayor parte del tiempo aseándose con la lengua por todo el cuerpo. Por lo que, no es necesario bañar a tu gato, pero sí es bueno si lo necesita.

De todas formas, se puede acostumbrar a un gato a bañarlo sin que ello suponga para él una experiencia negativa. Lo ideal, es educarlo a bañarse, a partir de los 2 ó 3 meses de edad, cuando ya tenga puestas las vacunas necesarias. En cambio si tienes que acostumbrar a un gato adulto, será mucho más complicado.

Lo primero que debes hacer, es llenar la bañera o donde vayas a bañarlo con agua tibia. Es importante que estés calmado y tengas paciencia, no hagas ruidos fuertes, acarícialo y trátalo con mucho cariño. Pide que alguien te ayude a sostenerlo si fuera necesario.

Usa un champú específico que no dañe su piel ni el pelo. Báñalo suavemente, evita tocarle por la zona de la cabeza, enjabónalo y una vez lo hayas aclarado bien, saca a tu gato mojado y quítale el máximo de humedad con una toalla. Si tolera el ruido del secador,  seca su pelo a una potencia y temperatura media.

También puedes utilizar toallitas húmedas empapadas de champús en seco específicos que respeten el ph de su piel, de esta manera, quitarás la suciedad que pueda tener, sin necesidad de darle un baño.

¿Cuándo tengo que bañar a mi gato?

Existen algunas causas extraordinarias, que hacen que sea conveniente bañar a tu gato si:

  • Por alguna razón ha dejado de asearse.
  • Has acogido a un gato callejero y está sucio.
  • Ha sufrido un golpe de calor 
  • Padece alguna alergia o infección en la piel.
  • Tiene pulgas o cualquier otro parásito y tienes que eliminarlos con un champú especial.
  • Tu gato se ha ensuciado con algún producto, que no se pueda quitar por sí mismo o  con ayuda de las toallitas húmedas.

Si tienes alguna pregunta, sobre si bañar o no a tu gato, no lo dudes, ponte en contacto con nosotros. En el Centro Veterinario Mirovet de Yuncos y Mocejón, somos profesionales y nos ocupamos del bienestar y salud de tus mascotas