MIROVET

BANNER-PRINCIPAL

¿POR QUÉ DEBES DESPARASITAR A TU MASCOTA?

Desparasitar de forma regular a tu  mascota es fundamental tanto para su salud como para la de toda la familia.  Es muy posible que, si no aplicas un tratamiento adecuado, tu mascota pueda alojar parásitos, que le provoquen una serie de molestias o enfermedades e incluso en ocasiones pueden causar la muerte. Por lo tanto es de vital importancia el desparasitar debidamente a tu mascota, preferentemente desde que es cachorro, momento en el que es particularmente vulnerable a los parásitos, de forma especial a las lombrices intestinales.

¿Cuándo comenzar a desparasitar a tu perro?

Como decimos, es muy importante comenzar a desparasitar cuando tu mascota es un cachorro. Preferentemente, hay que hacerlo antes de la primer vacuna, entre los primeros 20- 30 días de vida.

A partir de esa edad, es conveniente realizar periódicamente este proceso. De forma general, el cachorro tiene que ser desparasitado cada 15 días hasta que alcanza los 2 meses de edad. Posteriormente y hasta que cumpla el año de vida, la eliminación de los parásitos se realiza cada 3 meses.

Una vez pasados estos primeros doce meses, dependiendo de la edad, el peso, la alimentación y la zona donde viva, será el veterinario el encargado de marcar el calendario para desparasitar a tu mascota.

Parásitos externos e internos

Además de  parásitos externos, tu mascota puede infectarse con parásitos internos, que se alojan en el interior del animal, sobre todo en la zona del intestino, en el hígado, el corazón o los pulmones.

Parásitos externos:

  • Tipos:
  • Pulgas: Su picadura produce escozor y erupciones cutáneas. Además de a la mascota, también puede afectar a las personas que convivan con el animal.
  • Garrapata: Se engancha a la piel de la mascota y se alimenta de su sangre. Causa dermatitis y puede transmitir enfermedades como la ehrlichiosis, que hasta podría llegar a resultar mortal.
  • Mosquito: Su picadura es la causante de enfermedades como la filariosis o la leishmaniosis.
  • Síntomas:

Habitualmente son visibles. La piel de tu mascota se irrita, ya que los parásitos obligan a tu mascota a lamerse o rascarse con mucha frecuencia.

Otro de los síntomas, es el cansancio por causa de la anemia que le pueden provocar las pulgas y las garrapatas, que se alimentan de su sangre.

Parásitos internos:

Tipos:

  • Gusanos redondos (especialmente Toxocara canis y Toxascaris leonina).
  • Tenias (Dipylidium caninum y Echinococcus granulosus).
  • Estróngilos o gusanos redondos con gancho (sobre todo Ancylostoma sp. y Uncinaria stenocephala).
  • Gusanos látigo (Trichuris vulpis).

Síntomas:

Suelen provocar: diarreas, vómitos, pérdida de peso, irritación anal (puede rascarse o lamerse el ano para aliviar la irritación), decaimiento, anemia, alteraciones visibles en las heces como motitas blancas (gusanos) e inflamación del vientre, sobre todo en los cachorros.

Porque lo mejor que puedes hacer para que tu mascota esté a salvo de parásitos es la prevención, en el Centro Veterinario Mirovet de Yuncos y Mocejón, te recomendamos seguir las siguientes pautas para disminuir los riesgos de infecciones:

  • Baña a tu mascota con regularidad.
  • Realiza un examen anual rutinario y sigue el calendario de vacunación.
  • Mantén limpio y cuidado el entorno de tu mascota.
  • Consúltanos sobre cual es el tratamiento antiparasitario más conveniente para tu mascota y te aconsejaremos la aplicación de productos específicos para perros que tenemos disponibles, como collares, pipetas…
  • Cuida de tu propia higiene, después del contacto con tu perro.

Un correcto cuidado, realizar las visitas necesarias al veterinario y seguir su consejo profesional, son las medidas imprescindibles que debes de llevar a cabo para mantener protegido a tu perro frente al ataque de parásitos.

 ¡Benefíciate de nuestras campañas de prevención y promociones con grandes ofertas!